Fabricación

El proceso comienza con la fabricación de cada módulo de hormigón armado o metálico que constituye la unidad estructural del futuro edificio.

Transporte

Los módulos, completamente equipados, sellados y con certificados de calidad y seguridad, se trasladan al destino donde se habrán construido previamente los cimientos.

Montaje

Este proceso se lleva a cabo con la ayuda de una grúa móvil y operadores especializados. Los módulos se descargan y se colocan con gran precisión a los elementos de posicionamiento y apoyo previamente instalados. Este sistema de montaje permite apilar un promedio diario que va de 850 m2 a 1000 m2.

Conexión

El proceso de instalación culmina con la unión de los módulos a través de un sistema de juntas elásticas y con la conexión a los sistemas de instalaciones comunes. Todo este proceso se lleva a cabo desde el exterior de los módulos, a través de los armarios de registro de las instalaciones.